Con tiempo y curiosidad??… o solo visitando la vecindad?

Tiene 10 años y cursa Astronomía en la Universidad

Downey (California). Finaliza el año escolar y Moshe Kai Cavalin se prepara para los exámenes de fin de curso de matemáticas avanzadas, idiomas y música. Cavalin tiene 10 años.

Ingresó a la universidad hace más de un año y tiene las calificaciones más altas posibles en cursos de Álgebra, Historia, Astronomía y Educación Física.

“Estoy estudiando Estadísticas”, dice Cavalin, quien alterna momentos de timidez con otros en los que pone en evidencia su precocidad. El niño deja a un lado un libro de estudio en la sala de estar del departamento de su familia en Los Ángeles.

Si mantiene sus actuales calificaciones y cumple con los requisitos que le quedan, espera pasar dentro de un año del programa universitario de dos años que cursa actualmente a otro de cuatro. Su objetivo es estudiar Astrofísica.

Uno de sus mayores intereses son los “agujeros de gusano”, un fenómeno científico hipotético vinculado con la Teoría de la Relatividad, de Albert Einstein. Esos agujeros constituyen básicamente un atajo a través del espacio y el tiempo.

Pero primero debe atender necesidades más inmediatas, como sus tareas de estadísticas. Más tarde practicará mandarín con su madre, pues tiene una clase de chino. Acto seguido ensayará en el piano para la clase de música.

El muchacho no es el estudiante universitario más precoz de la historia. Quizá ese título le corresponde a Michael Kearney, quien hoy tiene 24 años y completó la carrera de Antropología en la University of South Alabama a los 10.

Los profesores de Cavalin, no obstante, dicen que el suyo es un caso especial. “Nunca tuve un alumno tan joven ni tan trabajador”, manifestó Daniel Judge, su profesor de Estadísticas. “Es un placer tenerlo en la clase. Es un chico agradable, con los pies sobre la tierra”.

Los padres de Cavalin no lo consideran un genio. Dicen que es un niño común y corriente, que disfruta del estudio tanto como del fútbol, de las películas de Jackie Chan y colecciona autitos de juguete y gorras de béisbol.

Los padres comenzaron a educarlo en la casa, pero al cabo de dos años decidieron que lo mejor sería inscribirlo en la universidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s